domingo, 20 de diciembre de 2009

Almas de metal

Almas de metalUn lujoso complejo turístico del futuro ofrece a sus clientes la posibilidad de ser protagonistas de la Historia. Dividido en tres zonas, cada una representa a la perfección ámbitos históricos tan distintos como la Roma Imperial, el Oeste americano y la Europa medieval, donde los adinerados clientes pueden vivir diversas aventuras en una perfecta recreación del pasado. Sin embargo, el juego se convierte en pesadilla cuando uno de los robots de la atracción empieza a funcionar mal.

Westworld

Duración: 1h 28min
Título original: Westworld (1973)
País: Estados Unidos
Director: Michael Crichton
Actores: Yul Brynner, Richard Benjamin, James Brolin, Norman Bartold, Alan Oppenheimer, Victoria Shaw, Dick Van Patten, Linda Gage Scott, Steve Franken, Michael T. Mikler
Guión: Michael Crichton
Banda sonora: Fred Karlin
Fotografía: Gene Polito
Producción: Paul N. Lazarus III para MGM

Almas de metal

El famoso escritor Michael Crichton, autor de novelas como 'Parque Jurásico', 'Esfera' o 'El guerrero número 13', debutó en la dirección de largometrajes con este filme, del que también escribió el guión.

Westworld

Almas de metal

Partiendo de una historia inicialmente de ciencia ficción, Crichton planteó no sólo una visión crítica del mundo del entretenimiento, sino también una revisión irónica del mismo concepto de género cinematográfico. Para ello contó con un Yul Brynner interpretando un calco robótico de su papel en 'Los siete magníficos', consiguiendo un éxito crítico y comercial que permitiría a Crichton seguir en la realización cinematográfica.

Yul Brynner

Años más tarde, el director James Cameron tomaría prestadas muchas ideas de esta película para crear a su famoso 'Terminator', baste para ello ver a un extraordinario Yul Brynner persiguiendo por los pasillos del parque de atracciones a Richard Benjamin y comparar.

La película, que supuso una inflexión en la utilización de los efectos especiales, ya que por primera vez se usaron trucos digitales (sólo para unos diez segundos de la película. El resto, incluidos por supuesto todo tipo de efectos especiales, fue conseguido con técnicas artesanales muchas de las cuales siguen dejando con la boca abierta a los espectadores), contó con muchos problemas de presupuesto y eso se nota en todo momento. Su historia daba para mucho más metraje y las posibilidades que podían haberse desarrollado son muy sugerentes. El bajo presupuesto es también palpable en una música y una fotografía que dejan bastante que desear, por lo demás, conserva la frescura de la autenticidad, a pesar del paso de los años, y es un deleite volverla a ver.

Un detalle muy interesante de la trama es que en ningún momento se nos explican las causas que han provocado el fallo en los sistemas de control de los androides, de modo que la historia adquiere una dimensión más inquietante al sugerir, aunque sea de forma un tanto velada, que se ha producido una verdadera rebelión de los robots contra sus creadores.

Almas de metal

Debido a su buena acogida entre el público tuvo una secuela titulada 'Mundo futuro'. Tambien se hizo una serie llamada 'Beyond Westworld' en 1980 que narraba los acontecimientos de las dos películas.